• Fotografía de Paisajes – Algunos Consejos
  • Fotografía de Paisajes – Algunos Consejos
  • Fotografía de Paisajes – Algunos Consejos

Fotografía de Paisajes – Algunos Consejos

Texto e imágenes: © Jean Paul de la Harpe
_JPH2198-copia

Torres del Paine – © Jean Paul de la Harpe

Probablemente uno de las ramas más populares en fotografía corresponde a la fotografía de Paisajes. Desde su génesis, la fotografía ha intentado plasmar en una imagen el medio que nos rodea, siendo esta tarea a veces muy difícil. Siempre debemos recordar que una fotografía es una abstracción de la realidad que queremos retratar. Esto significa que va a ser imposible plasmar en una imagen la experiencia sensorial que vivimos en un lugar determinado, lo cual principalmente ocurre porque estamos simplificando de manera brutal la realidad. Perdemos la tridimensionalidad de las cosas, junto a sus olores, sonidos, entre otros atributos. Por lo mismo, es que como fotógrafos de paisaje, tenemos una colosal tarea: crear una imagen que logre involucrar al observador con el lugar fotografiado. Esto implica la consideración de ciertos criterios que debieran estar presente en una fotografía de paisaje. A continuación mencionaremos algunos de estos.
Simplifica tu composición: Menos es más

A veces cuando estamos frente a un hermoso paisaje, queremos llevarnos eso que vemos en nuestra imagen, con todos sus elementos. Eso lo haremos en nuestra memoria, pero para que una fotografía sea potente es su mensaje, este debe ser simple y fácil de leer. Esto significa utilizar dos o tres elementos y nada más. Con elementos me refiero desde un objeto en particular, por ejemplo, un árbol, a un grupo de estos, como un bosque. En el fondo, los elementos van a ser los módulos geométricos esenciales que armaran nuestra imagen. En este caso, “menos es más”. Además, al manejar solo algunos elementos, estos serán más manejables. Debemos ordenar el caos visual que puede representar la naturaleza para lograr una imagen comunicativa, y fácil de leer.

_JPH4305-copia

Puertecillo – © Jean Paul de la Harpe

Escoge la mejor luz:

Bien es sabido que no da lo mismo la luz que usaremos en nuestras fotografías en el resultado final de estas. Recuerda que fotografía significa “escritura con luz”, y no da lo mismo el lápiz con el que escribiremos. Hay luces que son capaces de crear una imagen más armónica y atractiva de ver. En general, las luces del amanecer y el atardecer son quizás las más expresivas. También en días nublados o incluso con lluvia, podemos aprovechar esa luz tenue, que genera resultados interesantes.

_JPH6108-copia

Cachagua – © Jean Paul de la Harpe

Utiliza los elementos climáticos a tu favor:

A diferencia de lo que la mayoría de la gente cree, las mejores fotos de paisajes involucran nubes, y otros elementos climáticos que son vistos como adversos por nosotros. Son estos elementos los que le dan dramatismo a nuestras imágenes, y las separan de la clásica foto con cielo azul, el cual no aporta mucho a la toma. Por eso, cuando veas nubes, truenos, nieve, etc… anímate y sale a fotografiar. Hay que salir de la zona de Confort para lograr imágenes expresivas, aunque eso implique mojarse, pasar frio, etc…..

_JPH4548-copia

Isla de Cachagua – © Jean Paul de la Harpe

La ilusión de profundidad

En una fotografía se unirán todos los planos en uno solo. O sea, imaginémonos un paisaje con un árbol en primer plano y una montaña atrás. Estos quedaran uno al lado del otro en una imagen, ya que perdemos la tridimensionalidad que nos otorga nuestra visión. Por lo mismo, es importantísimo considerar eso a la hora de componer, para generar la “ilusión “ de tridimensionalidad. Esto lo podemos lograr incluyendo planos progresivos, con un primer plano dominante, el cual puede ser una roca, arbusto, flor, etc….y hacia el fondo un par de elementos más, por ejemplo un lago y al final unas montañas. Así logramos esa sensación de profundidad que siempre buscaremos en las imágenes de paisajes.

_JPH4107-copia

Puertecillo – © Jean Paul de la Harpe

 

Usa el ISO más bajo que puedas y un trípode

Debido a que estamos fotografiando paisajes que no se van a mover, podemos trabajar con ISOs bajos, lo cual nos va a asegurar la mejor calidad posible de nuestra imagen. Esto involucra si o si, el uso de un buen trípode, ya que muchas veces el tiempo de exposición será bastante más largo del que podemos sostener a mano alzada. Además, un trípode constituye una superficie de trabajo sólida, que nos permite componer de mejor manera, y a la vez descansar las manos y brazos.

Profundidad de Campo y Enfoque

Cuando hacemos una imagen de un paisaje, intentamos que todo nos quede en foco, desde el primer elementos hasta el último detalle de nuestro cuadro. Esto lo lograremos entendiendo la distancia hiperfocal, lo cual lo trataremos en otro capítulo, pero básicamente es maximizar la profundidad de campo de la toma, la cual es la zona nítida que va más allá del punto enfocado. Debido a que esta se distribuye en una relación de 2/3 detrás del punto enfocado y 1/3 adelante, mi recomendación es que siempre enfoquen en la línea divisoria del primer tercio inferior. Sumado a lo anterior, debemos usar una apertura que vaya entre f8 y f 16, para aumentar la profundidad de campo de la toma.

_JPH0929---Copy

Patagonia – © Jean Paul de la Harpe

Bueno, espero que estos consejos te sean útiles, y los ampliaré más adelante, en un nuevo capítulo.

Saludos.

Si lo encontraste interesante, comparte

Only registered users can comment.