• Farellones Indómito
  • Farellones Indómito
  • Farellones Indómito
  • Farellones Indómito
  • Farellones Indómito
  • Farellones Indómito
  • Farellones Indómito
  • Farellones Indómito
  • Farellones Indómito
  • Farellones Indómito

Farellones Indómito

Texto e imágenes: Francisco Espildora Brunet.
Galería de Imágenes

FARELLONES es un poblado y centro de esquí ubicado a 36 km de Santiago, enclavado en la cordillera de Los Andes. Para la gran mayoría de chilenos y extranjeros un espacio para la entretención, el deporte y la recreación, sobre todo durante los meses de invierno. Para mí, un lugar que me da tranquilidad, serenidad y la calma que muchas veces necesito, salir con mi cámara a contemplar la vida silvestre que abunda en este lugar, es algo que me llena de felicidad.

20

Cóndor (Vultur gryphus) – © Francisco Espíldora

Mi historia con este lugar parte solo hace unos tres años, cuando me aventure a realizar un curso de fotografía de naturaleza, recuerdo que nuestra primera salida práctica era a Farellones, un lugar que muchas veces fui invitado por familiares y amigos pero que siempre desistí de ir… El esquí y nieve nunca me llamaron la atención.

¿Por que ir a Farellones? La respuesta a esta pregunta, la empiezo a encontrar mientras vamos subiendo, cuando con la ayuda de nuestro guía y profesor Jean Paul de la Harpe y de algunos compañeros, empiezo a conocer y también fotografiar aves que nunca había visto, ni escuchado hablar (entre ellas la tenca, diuca, yal, turca…). La sorpresa fue mayor, cuando en una de las curvas se nos cruza un hermoso zorro, para alguien que nunca ha visto uno y que disfruta de la naturaleza como yo, fue una experiencia realmente increíble. Pero eso no era todo, pudimos fotografiar un precioso búho (Tucúquere), aunque muy escondido entre los arboles, una pareja de caranchos cordilleranos (muy confiados) y los majestuosos cóndores que pasaban volando. Cuando ya terminaba el día, nuestro guía nos indica que bajando por una pequeña quebrada entre las rocas se encontraba una Vizcacha (gran roedor de los Andes) disfrutando los últimos rayos del sol; fotografiarla no seria fácil, teníamos que ir todos juntos y en silencio para no alterarla. Ese día, todos nos llevamos una linda imagen y lo mejor es que nos retiramos y la Vizcacha siguió ahí con su ritmo habitual.

11

Tucúquere (Bubo magellanicus) – Francisco Espildora

Ese día aprendí que no solo quería realizar fotos de paisajes, que la fotografía de fauna era muy desafiante como disciplina, me di cuenta que no solo bastaba saber de fotografía, era esencial entender como se comportan los animales que queremos fotografiar. Este sería un gran lugar para aprender y practicar y para eso había que volver… No una, sino muchas veces!

18

Vizcacha (Lagidium viscacia) – © Francisco Espildora

Y así fue… Sigo volviendo, pero no con la intención de tener muchas fotos, tampoco la mayor cantidad de registros, quiero poder hacer las fotografías que tengo en mente de la fauna que vive en este hermoso lugar y para eso hay que ser paciente y constante, la mayoría de las veces me voy sin ninguna foto que me deje contento, pero también (las mínimas) la naturaleza nos sorprende y nos de un regalo inesperado en forma de fotografía única. Recuerdo con mucha emoción, el día en que pude fotografiar un hermoso búho, el “Tucúquere” (el más grande Chile), siempre quise poder retratarlo de manera especial, poder mirarlo de frente y encontrarlo activo. A pesar que lo visitaba muy seguido, el siempre arriba de los arboles descansando y yo siempre tratando de esquivar alguna rama que se colaba en la foto, pero un día fue diferente, él estaba ahí al frente mío, cantando al atardecer sin que nada ni nadie nos molestara.

17

Grupo de Cóndores – © Francisco Espildora

10

Zorro Culpeo (Lycalopex culpaeus) – Francisco Espildora

En Farellones, también es posible observar cóndores en su habitad natural (un privilegio), los que vivimos en Santiago en pocos minutos y con un poco de suerte podemos disfrutar este espectáculo único. Pero con el tiempo no solo quería poder fotografiarlos mientras volaban, quería poder estar al lado de ellos, ser por unos minutos parte de su entorno y tuvieron que pasar varios días, meses y un par de años hasta que se dio. Una mañana muy fría una gran cantidad de cóndores entre ellos adultos y juveniles estaban alimentándose de un animal muerto, era una tremenda posibilidad para poder acercarse… No lo pensé dos veces y me tire al suelo, me demore dos horas para poder llegar cerca, sin lugar a duda, ellos sabían que yo estaba ahí, pero mi presencia no les molestaba, fue realmente un espectáculo. Estos animales son asombrosos, transforman la muerte en energía para volar alto en el cielo, son muy civilizados (cuando comen cada uno sabe el sitio que le corresponde), varias familias se alimentaban ese día y parecían estar todos felices, una experiencia increíble.

31

Carancho Cordillerano (Phalcoboenus megalopterus) – Francisco Espildora

Farellones ha sido un lugar de aprendizaje por observación, sin ser un ornitólogo y mucho menos un zoólogo, es un lugar donde te puedes sentar y aprender de la gran biodiversidad de este lugar. Hace unos días me senté temprano en una quebrada a esperar que pasara una pareja de aguiluchos juveniles, empezaron a pasar los minutos las horas y a pesar que no los podía fotografiar los podía ver y eso me mantuvo entretenido largas horas. Cuando ya la luz se acababa y la paciencia también uno de ellos se percho a descansar a pocos metros mío. Ese día los vi jugar desde temprano, vi como muchas veces molestaban a sus padres, como aprendían a cazar, los vi alimentarse, perfeccionar sus vuelos y también los pude fotografiar mientras descansaban cerca mío. Ese día aprendí mucho de ellos!

21

Aguilucho Juvenil (Geranoaetus polyosoma) – Francisco Espildora

Para mi Farellones a sido un lugar para hacer buenos amigos que comparten la misma pasión por la naturaleza y la fotografía, he podido aprender de otros fotógrafos, cosas buenas como también aspectos que no quiero como fotógrafo. Farellones, es un lugar que espero seguir visitando por mucho tiempo, queda mucho por aprender, muchas historias y sobre todo muchas imágenes en mente por realizar. Así que cuando me pregunten en casa..

A donde vas? A Farellones.. De nuevo? Si, de nuevo!.

15

Vizcacha (Lagidium vizcacia) – Francisco Espildora

 

Galería de Imágenes

Only registered users can comment.